Arbo, así es....

 

Arbo es un municipio en el que convivimos con una curiosa especie de pez que lleva existiendo más de 500 millones de años, y que ha encontrado en nuestro Miño uno de los mejores ambientes para desarrollarse. Por eso se nos conoce como “la capital de la lamprea”.

El municipio de Arbo, con algo más de 43 kilómetros cuadrados de extensión, se encuentra enclavado en el corazón de una de las más bellas comarcas de la provincia de Pontevedra. Se abre al Río Miño en su límite sur, constituyendo el puente natural entre Galicia y el norte de Portugal.

 

Los tres ríos que bañan el municipio, Deva, Cea y Miño, le confieren un microclima especial que no solo permite la practica de cualquier actividad natural en cualquier época del año, sino que le hace ser uno de los lugares más idóneos para el cultivo de la vid y consecuentemente, lugar de origen de uno de los vinos más selectos que se pueden degustar en las mesas más exigentes.

Arbo es un lugar de contrastes.La paz, la tranquilidad que le envuelve a Arbo, no son capaces de ocultar que, en realidad, se trata de un municipio dinámico con unas vías de comunicación rápidas, modernas y perfectamente adaptadas no solo a las necesidades de los vecinos sino también a la de sus visitantes.

A 56 kilómetros tenemos la Ciudad de Vigo y a 60 la de Ourense. El aeropuerto de Vigo esta a una distancia de 46 kilómetros. Estamos conectados con el país vecino Portugal a través del Puente internacional que une MelgaÇo con Arbo.

Pero Arbo tiene aún algo más que nos distingue sobremanera, y es que en nuestro muncipio, permite a los visitantes disfrutar de una excelente enogastronomía y a su vez ofrece cultura, patrimonio y magníficos paisajes.

Nos cuenta el yacimiento de O Cabrón que el primer hombre que vivió en las tierras de Arbo fue el Homo Neandhertal Arcaico, como así nos lo atestiguan las herramientas líticas encontradas en dicho yacimiento. De esta primera historia del hombre como ser social y sedentario, nos quedan manifestaciones como las mámoas de Chan do Rei en Cabeiras o la de San Martiño de Sela; así como, más de cincuenta grupos de rocas con petroglifos como el de San Xoán de Mourentán o el del Cándido.

Los romanos no se olvidaron de pasar por las tierras de Arbo. Desde Portugal,  invaden nuestro territorio en el año 137 a.C. El proceso de romanización conllevó un cambio social, cultural, político y también económico. De estos grandes cambios nos queda la Mina Romana de A Lagoa, siendo la más grande del Medio-Baixo Miño, de la cual, se extraían grandes cantidades del mineral tan apreciado por los romanos: el oro.

Pero no sólo oro los romanos extrajeron de esta tierra, sino también nuestras preciadas lampreas, porteadas sacrificadamente en piscinas ad hoc, las cuales pescaban para enviárselas al César a Roma, quien celebrada exuberantes banquetes de este delicioso manjar. Dice la leyenda, que los romanos también utilizaban la lamprea como método de tortura: introducían en grandes tanques de agua a los “pecadores” con las lampreas, para que éstas con sus mandíbulas dentadas se nutrieran de sus víctimas.

 

La Edad Media y la orden cisterciense dejan huella en esta tierra bañada por el padre Miño. En el S.XII, el rey Alfonso VII, concede las tierras de Arbo al monasterio de Melón. La documentación escrita de tal concesión se rubrica como: “Sanctus Petrus de Aravo”. Siendo Aravo la palabra latina que dará lugar, con el paso del tiempo, al nombre de Arbo.

Arbo... Orgullo y Pasión 

HOLLYWOOD DESEMBARCÓ por primera vez en Galicia y lo hizo en Pontevedra en 1956, en el río Miño a la altura de Arbo, para rodar unas escenas de la película Orgullo y Pasión, dirigida por Stanley Kramer, película que pasó a la historia sin pena ni gloria pese a que el cartel era de lo mejor: Frank Sinatra, Cary Grant ySophia Loren.

 Hace  mas de 60 años Ramer fascinado por el paisaje de las pesqueiras decidió rodar en el Miño la batalla fluvial de la película, en mismo lugar que habitan las lampreas. Una compañía de fusileros recreará el rodaje de la batalla fluvial de la película.  Los saltos del río Miño fueron, junto al Obradoiro, el escenario gallego de la primera superproducción de Hollywood en España.

Los más viejos del lugar recuerdan la llegada de los “artistas” y de los técnicos. Alguno de los vecinos de Arbo participaron de extras en la película. la más costosa de la época, que en sus distintas localizaciones empleó a un elevado número de figurantes. Llegaron a cobrar en un día lo que se ganaba en un mes.

 

Arbo, es Aventura.... 

Al igual que sucede con los demás servicios, Arbo dispone de una perfecta cobertura en materia de infraestructuras deportivas y de ocio. Además  el Rio Miño ofrece la posibilidad de disfutrar del rafting y otras actividades acuáticas de la mano de empresas especializadas del municipio. Los cauces fluviales que discurren por el municipio de Arbo, también permiten que el visitante pueda disfrutar, en todo momento de magníficos paisajes. Sendeiro da Moura, Ruta dos Pescadores, Ruta das Pesqueiras  o el Paseo fluvial Rio Miño –Deva, nos  muestran los encantos de nuestros Rios.

Arbo, es tranquilidad....

Además de un magnifico entorno natural, Arbo ofrece lugares de interés histórico artísticos en cada una de sus parroquias que merece la pena visitar. Las Iglesias, Capillas, Pazos, molinos… permiten hacer una idea de los atractivos de esta Villa.

Como ven, además de un magnifico entorno natural, Arbo ofrece lugares de interés histórico, artístico y que en cada una de sus parroquias merece la pena visitar.

 Arbo, tierra de vinos ….

El municipio de Arbo es el prototipo de zona que cuenta con un microclima propio. La infuencia atlántica de que disfrutan estas tierras, con temperaturas suaves y precipitaciones abundantes, le permite, sin embargo, disponer de las horas de sol necesarias para que las uvas alcancen su punto exacto de madurez y llegado el momento, pueda dar un vino de excepcional calidad legitimado por una historia secular.

Encuandrados dentro de la denominación de origen Rías Baixas, los vinos de Arbo sufren exhautivos controles de calidad que comienzan ya en las propias parcelas, con la inspección de las mismas y el extudio  de las características de los viñedos. Estos rigurosos controles, continuarán posteriormente durante la vendimia, comprobando la uva que entra en cada una de las bodegas.

Los vinos de Arbo por su calidad forman parte de la Denominación de Origen Rías Baixas. En sus distintas variedades son el acompañamiento ideal para toda clase de platos. Por ello suponen un magnifico complemento a la cuidada gastronomía de la zona.

Nuestra Reina…. La Lamprea más famosa de España 

Entre toda la buena y cuidada gastronomía que Arbo puede ofrecer a los visitantes, hay un manjar que destaca con nombre propio entre todos los demás: la lamprea, profundamente vinculada a los arbenses desde hace siglos, riqueza inmemorial retratada con merecido reconocimiento en nuestro escudo y nuestra bandera.

Aseguran los historiadores que ya en tiempos de la Roma Imperial, amos de vastos imperios, se hacían llevar lampreas vivas desde la zona de Arbo a la soleada italia, para posteriormente, conservarlas hasta el momento de ser  preparadas y servidas a la mesa. Pero la fama de la que disfruta Arbo a nivel internacional, en materia de lamprea, no sólo se la da la calidad del producto, sino la forma artesanal de pescarla utilizando la red y las denominadas pesqueiras.

La tradición de la pesca de la lamprea cuenta con siglos de antigüedad. Lo podemos apreciar en las "pesqueiras" que los romanos nos dejaron a la orilla del río. Estas construcciones, de indudable interés arquitectónico y etnográfico, las seguimos utilizando para la captura de la lamprea, empleando una técnica ancestral, artesanal, sostenible y respetuosa con el medio ambiente, tal y como hacían nuestros antepasados. La gran diferencia és que para los antiguos romanos este manjar estaba restringido a emperadores, y ahora, todos podemos disfrutar de esta delicia del Miño.

Las Pesqueiras…. Patrimonio único

Estas construcciones líticas son la realidad física del paisaje fluvial del bajo Miño. Las “Pesqueiras” son un prototipo de asentamiento entre su forma y su función; una síntesis perfecta entre Arquitectura e Ingeniería.

Las “Pesqueiras” están realizadas la base de sillares de granito en los que se colocan  ganchos de hierro que sujetan varios sillares al mismo tiempo. Estos grandes sillares no son fruto de la casualidad, sino que soportan la fuerza del agua durante las crecidas del río, así como el choque de los diferentes materiales.

La colocación de la red es de suma importancia: el bocal de la red se coloca mirando hacia desembocadura, ya que la lamprea sube la contracorriente.

 

La red queda perfectamente tensa, ya que se amarra con una cadena o alambre al poio. El arco bocal a su vez está amarrado a una cadena por la que posteriormente se tira y se levanta la red para sacar las preciadas lampreas. Para retirar las redes serán necesarios entre uno y tres hombres, dependiendo del peso de las capturas.

Los Pescos se arman desde enero hasta mayo. La pesca de la lamprea se hace durante la noche, y es preciso revisar el estado de las redes por lo menos, cada dos horas.

 

Las “Pesqueiras” constituyen parte inseparable de la cultura, de la tradición, de la sociedad y del entorno natural y paisajístico del Ayuntamiento de Arbo. Todos ellos unos valores inherentes y únicos que conforman la identidad de los arbenses como pueblo. 

Arbo es la capital mundial de la Lamprea... 

No existe constancia de otro pueblo en el mundo que tenga una tradición tan antigua y arraigada alrededor de este pez ciclóstomo prehistórico y misterioso. Delicia gastronómica para muchos paladares, que en Arbo elevamos a una cota de disfrute sublime gracias a nuestras recetas ancestrales. Es entre el invierno y la primavera cuando se presenta más sabrosa a la arbense, cocinada en su propia sangre, asada a la brasa, frita, rebozada, guisada o en empanada, por ser fresca, ya que es entre enero y mayo cuando está abierta la veda de pesca.

En Arbo hemos sabido sacarle partido también el resto del año a través de la denominación seca, un exquisito ahumado que admite el relleno de huevo y jamón y que también puede tomarse con fideos y tirabeques. Son muchas las formas de preparar la lamprea y cada restaurante, guarda con esmero sus pequeños secretos. Lo cierto es que, una vez que se prueba, se comprende la razón por la que muchas personas recorren año tras año, muchos kilometros para degustar este manjar, que a día de hoy constituye objeto de culto para expertos culinarios.

Desde hace cincuenta y siete años el ayuntamiento de Arbo homenajea este preciado manjar con la celebración de la Fiesta de la Lamprea, la cual tiene cita cada año el cuarto domingo de abril, así como, desde hace unos veinte años, se celebra la Fiesta de la Lamprea Seca durante la primera quincena de agosto, con el fin de dar a conocer otras formas diferentes de disfrutar de este manjar a lo largo de todo el año, desestacionalizando, así, su consumo.

Son muchas las fiestas que se celebran por todos los contornos de este  municipio, pero la que podemos decir que es más antigua es la de la Fiesta de la Lamprea.

La idea inicial era hacer una fiesta que diese a conocer y ayudase a vender los estupendos vinos que estas tierras producían así como comercializar otra materia prima excelente con la que contaba Arbo   “La Lamprea”.

Desde aquel 1961, Arbo ha celebrado ininterrumpidamente 57 ediciones de la que es nuestra fiesta más importante, y también de las más antiguas de España. Personajes como Fernando Ónega, Sancho Gracia, Yolanda Vázquez, Josemi Rodríguez Sieiro, Lorenzo Díaz fueron pregoneros de nuestra fiesta y se declararon devotos de este manjar y de nuestro pueblo. Miles de asistentes abarrotan cada año los restaurantes de la villa y los puntos de degustación situados en el recinto ‘Arbomostra’, donde se presentan raciones de lamprea preparada de distintas formas junto a los bodegueros del municipio que ofrecen sus mejores vinos.

En el año 2016 la Fiesta de la Lamprea fue reconocida por el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio como Fiesta de Interés Turístico Nacional. Esta distinción reconoce la antigüedad, continuidad, arraigo y singularidad de este evento, conseguido gracias al trabajo de los vecinos, restauradores, pescadores y corporaciones anteriores encargados de promover la fiesta.

Una prueba del carácter único de nuestra Fiesta, la tenemos en los miles de personas que cada año abarrotan Arbo en la temporada de Lamprea. Gente que viene de toda Galicia, España y Portugal, casi podríamos decir que en peregrinación gastronómica con destino en nuestra villa, una peregrinación del buen llantar para honrar la excelencia culinaria de nuestra lamprea y nuestros vinos.

Un templo para los manjares de Arbo el vino y la lamprea  "Arabo"

La importancia que para Arbo tiene la lamprea y el vino queda reflejada en la puesta en marcha del Centro de Interpretación del Vino y la Lamprea “Arabo” un museo monográfico dedicado a estos dos elementos identificativos de nuestro municipio.

Arabo es un espacio donde comprender la enorme vinculación histórica de los arbenses con el vino y la lamprea, enclavado en un antiguo edificio erigido en los años veinte con el fin de dar cabida a la antigua escuela de Arbo, sufragado gracias a la fortuna de nuestros emigrantes en Cuba.

Hoy, este centro, conserva con orgullo una fotografía de estos arbenses que donaron parte de su dinero para construir el emblemático edificio.

Arbo, Enograstronomía y cultura milenaria...

 

Entre este preciado pez y nuestros vinos de Rias Baixas, que cada vez son más demandados por el público en general, ya que se están haciendo grandes y deliciosas etiquetas, podemos decir que tenemos una gran suerte con la gastronomía y los productos de nuestra zona, por lo que les invitamos a venir y disfrutar también de nuestra cuidada oferta de turismo rural para conocernos a fondo.

Una forma de hacer turismo que hará que quienes vengan a vernos se sientan como en casa, porque Arbo es como una gran familia, donde al que llega, sea a una mesa de un restaurante, o a uno de nuestros alojamientos, se le trata como uno más, con cercanía, cariño y hospitalidad.

Así tratamos a los ‘peregrinos de la lamprea’, los que vienen a propósito a por ella cada mes de abril, porque nos gusta que ellos sean los prescriptores de nuestros vinos, nuestros peces, y nuestro municipio en general, y que vuelvan y traigan a sus amigos también el resto de año para disfrutar de los deportes de aventura y todo lo que atesoramos en este rincón de Pontevedra.

En Arbo estamos orgullosos del entorno en el que tenemos la suerte de vivir, no solo por la innegable belleza de nuestros ríos y montes, las hermosas playas fluviales y aguas medicinales, sino también, por las enriquecedoras maneras de disfrutarlo que hemos desarrollado. Arbo es pura naturaleza, es paisaje, pero también cuenta con un gran patrimonio inmaterial lleno de leyendas, creencias y rituales de carácter místico y religioso donde el agua, las piedras y la lamprea son protagonistas de fascinantes historias. Atesoramos preciosas rutas para los amantes del senderismo, un importante patrimonio artístico y unha gran vida cultural. Arbo es tierra de inspiración, de buena comida y de deleite ante el calmado discurrir del tiempo junto a una copa de buen vino.

Cercanía, Cariño y Hospitalidad. Eso es Arbo. Ven a conocernos!!!

 

Arquivos

© Concello de Arbo

Plaza Consistorio, 1, 36430 Arbo, Pontevedra

Teléfono contacto: 986 665 000 Fax: 986 665 011